El ejercicio y la dieta nos cambian a nivel genético

Lo que todos los que hemos empezado a hacer deporte tras un largo período de inactividad y “mala vida” hemos notado, ya tiene explicación: el ejercicio y la alimentación nos cambian a nivel genético.  El ejercicio, incluso en dosis pequeñas produce cambios en nuestro ADN.  Un nuevo estudio de la Lund University de Suecia ha descrito por primera vez lo que sucede en un nivel epigenético en las células grasas cuando realizamos actividad física.

“Nuestro estudio demuestra el efecto positivo del ejercicio porque el patrón epigenético de los genes que afectan al almacenamiento de la grasa en el cuerpo, cambia.”

Charlotte Ling, Profesor en Lund University Diabetes Centre

 

Los genes los heredamos y no se pueden alterar.  Sin embargo, los genes tienen “grupos metilos” unidos, que afectan lo que se conoce como expresión genética (simplificando, si los genes están activados o desactivados).  Estos grupos metilos pueden ser influenciados de varias maneras como el ejercicio, la dieta o el estilo de vida en un proceso que es conocido como metilación del ADN.  Hablamos de epigenética, un campo de investigación relativamente nuevo que en los últimos años a ido atrayendo una creciente atención.

En el estudio en cuestión los investigadores estudiaron que sucedía con los grupos metilos en las células grasas en 23 hombres alrededor de 35 años sanos y con un ligero sobrepeso que no habían mantenido ninguna actividad física, tras asistir regularmente a clases de spinning y aerobic por un período de 6 meses.

“Se supone que deberían haber ido a 3 clases por semana, pero de media asistieron a 1,8 clases por semana.”

Tina Rönn, Invstigadora en Lund University.

Comprobaron que hubo cambios epigenéticos en nada menos que 7.000 genes (una persona tiene entre 20-25.000 genes) y luego observaron específicamente la metilación en los genes asociados a la diabetes tipo 2 y la obesidad.

“Encontramos cambios también en esos genes, lo que sugiere que la alteración de metilación del ADN como resultado de la actividad física es uno de los mecanismos con los que los genes afectan al riesgo de padecer enfermedades”

Tina Rönn, Investigadora en Lund University.

Así que ya sabéis, no es un mito lo que siempre decimos: el deporte puede cambiarte a ti y, por lo tanto, puede cambiar tu vida.

¡Nos leemos!

Publicación original de la Lund University.

Related Post
Trucos para evitar el efecto rebote estas Navidades
El método Pose mejorará tus entrenamientos de running
Deporte, música y app: ¡el cóctel del verano!
Entrega de equipamiento deportivo al Hospital Puerta de Hierro
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.